La Radiofrecuencia genera un campo eléctrico que cambia de positivo a negativo que genera calor. Este calentamiento profundo de la piel y tejido celular subcutáneo desencadena una cascada de reacciones que permitirán una mejoría en el aspecto de la piel de naranja y la flacidez.

  • La Radiofrecuencia Produce un calentamiento profundo que afecta a la piel y tejido graso subcutáneo.
  • Dicho calentamiento va a favorecer el drenaje linfático lo cual permitirá disminuir los líquidos y toxinas en el que se encuentran embebidos los adipocitos del tejido afecto de celulitis.
  • A su vez se producirá un aumento en la circulación de la zona que permitirá mejorar el metabolismo tanto del tejido graso subcutáneo como la mejora del aspecto de la piel acompañante.
  • Y por último y más importante la Radiofrecuencia provoca la formación de nuevo colágeno tanto en la piel como en el tejido subcutáneo permitiendo que todo el tejido adquiera firmeza gracias a la reorganización de los septos fibrosos y engrosamiento dérmico suprayacente.

*La disminución de volumen se justifica tanto por la reducción del edema, como por la compactación a través del tejido conectivo contribuyendo a la reducción volumétrica.