La cavitación actúa selectivamente sobre el panículo adiposo subcutáneo, respetando los tejidos circundantes. Proporciona una solución eficiente para zonas hasta ahora más difíciles de tratar.
Este tratamiento se caracteriza por lograr romper selectivamente las difíciles estructuras de los depósitos grasos localizados que no responden a dietas ni a ejercicio. Las estructuras grasas se transforman en cadenas más cortas de ácidos grasos, que se eliminan de manera rápida a través del sistema linfático.
La cavitación es una técnica segura y probada mediante la cual se obtienen resultados contundentes.

Beneficios

  • Reducción progresiva y permanente de acúmulos adiposos
  • Mejora el aspecto de la piel de naranja
  • Mejora de la elasticidad de la dermis
  • Reducción del perímetro en glúteos, abdomen y muslos

Recomendaciones

  • Debe realizarse una sesión cada 72 horas
  • Beber 2 litros de agua Antes del tratamiento y después del tratamiento
  • Este tratamiento debe ser apoyado con ejercicios
  • Es recomendable utilizar faja